martes, 5 de febrero de 2013

¿A quién le importa?

Hola Queridas! Espero que estén MUUUUUUUUUUUUY BIEN :D!
Quiero hablar de actitud, de actitud para la dis, la que al menos a mí me funcionó, para que ya no este.
Uno escucha muchas frases en este camino, que van desde el apoyo, que pasan por la incredulidad, frases que en momentos precisos duelen, frases que en ese momento te hacen sentir tan solo que de verdad solo quieres que todo termine...¿Cómo uno se hace más fuerte en tiempo express?
Entendiendo que:
-Nadie debe entenderte; sé que es muy duro, pero cada persona tiene sus propios problemas que en menor o mayor medida, pueden empatizar contigo y cuándo una persona lo hace, sólo debemos agradecer, valorarla con el corazón, sin olvidar que solo de nosotras depende como estemos mañana.
-Abrir tu mente; hay tantas terapias dando vueltas, que a uno le pueden parecer todas falsas...por eso ¡confíen en sus instintos! cuándo uno no tiene nada que perder... Cambiar los paradigmas de lo que creemos conocido es un paso que puede costar dar, por que como todo cambio, transforma todo lo conocido, pero ¿si el resultado es positivo? y si uds. confían q es así ¡ Atrévanse!
-La situación emocional es un factor clave!; y en este punto puede haber resistencia de parte de nosotras, sobre todo las que creemos que podemos con todo, que nada nos afecta, que debemos mantenernos fuertes y capaces y vemos en la dis la gran dificultad de poder ser las que queremos ser...WAIT! NO somos SUPERPODEROSAS! la única forma de salir del fondo, es aceptar que se esta en él, para mirarlo, aprender como fue que llegamos a él y no volver...
-Es muy importante, por la situación emocional, estar TRANQUILAS, creer en que todo va a pasar...El otro día me dijeron una metáfora de la vida que encontré muy precisa:
"La vida es como un viaje en la carretera, a veces pasas por bellos pueblos y paisajes donde quieres quedarte, pero debes seguir y al seguir te encuentras con un paisaje tranquilo y un poco más allá hay un pueblo maloliente, feo, oscuro por el cuál quieres pasar rápido y salir pronto de ahí..." la moraleja es, si cuando estés en el lugar feo, tienes la certeza de que vas a salir, por que la vida sigue, quieras tu o no, puedes tomar otra actitud, confiar en otras cosas y estar más tranquila...tratar de respirar, hacer cosas que solo te hagan bien, encontrar el ajuste, para cuando llegue lo bueno, abrazarlo, cuidarlo y sonreír :D!
Se preguntarán por que este post se llama ¿A quién le importa?  y es por que solo uds. de verdad debe importarles, el poder es de uds. y con esto no me refiero a la analogía de la "batalla que debemos ganar" , me refiero a que háganse cargo de lo que les está pasando a su cuerpo, nada es por que sí, al menos en mi experiencia con la dis, nada fue por que sí y sólo terminó cuando empece a creer que podía terminar, ese fue el primer paso, creer que la Paulina podía volver a ser la Paulina sin dis, lo creí, lo creí, lo creí...
Cada vez que me enfrente a un mareo, LO CREÍ
Cada sensación de debilidad, LO CREÍ
En cada pena o situación de tristeza, LO CREÍ MÁS FIRMEMENTE!!!
Y no pienso dejar de creerlo.
Llevo un poco más de 1 año así, en este estado de amabilidad conmigo y me ha funcionado de forma mágica? de forma mística? no lo sé...
Solo me importa que funciona :D!












5 comentarios:

  1. Hola!!! el miercoles pasado el cardiologo me confirmo q tngo Disautonomia,por los sintomas la he tnido toda mi vida...por 1era vz me dsmaye a finales del año pasado...me gusta tu blog...tiene una buena actitud...apesar d todo los mareos y la tnsion baja es poco frecuente...pero sigo confiando en Dios y voy tomar todas las indicaciones del cardiologo...gracias por compartir tu experiencia...t seguire leyendo...un abrazo dsd Venezuela...

    ResponderEliminar
  2. Hola Paulina!

    Yo también tengo disautonomia. Hace 21 años que empezaron mis sintomas y solo hace 2 años supe qué tenía.
    Pasé, como todos, por muchos médicos. Todos me decían lo mismo: usted está sana, esto es estrés.
    Uyyyy!!! Que rabia cuando me acuerdo!!!
    Bueno, tanto me dijeron que estaba sana, que aprendí a sobrellevar casi todos los síntomas, sin hacerles caso. Seguí adelante como pude con mi vida. Si hasta he dormido en el baño de mi trabajo! Sentada en el suelo.
    Hasta que un día, en octubre del año pasado, tuve un sincope en el trabajo. Me golpeé la cabeza y asusté a todos quienes me quieren. Nunca habia tenido un sincope como este, no me di cuenta que venía.
    Mi cuerpo ya no daba más! Por qué? Porque yo simplemente no hacía caso de ningún síntoma y seguía adelante con mi vida llena, muy llena de estrés. Luego de síncope, aparecieron todos los síntomas juntos, no me podía parar de la cama sin estar a punto de desmayarme.
    Fui al cardiologo que me modificó el tratamiento y me derivó por primera vez a un neurólogo. Ambos me dijeron que si no modificaba mi estilo de vida iba a estar cada vez peor o se me paraba el corazón y me moría. Así, en castellano, con todas sus palabras: me moría.
    Para que te cuento lo que significó para mi... No le temo para nada a la muerte... Pero me quedan tantas cosas por hacer!
    Los primeros días pasé por una fase de negación. Luego, al ver a todos tan preocupados, tomé conciencia.
    Por primera vez en mi vida tuve una licencia médica, duró 3 meses. Tomé todos los remedios indicados por el cardiólogo y el neurólogo, y busqué un sicólogo para cambiar. Yo, en las mañanas soy hiperactiva y en las tardes a penas puedo levantarme. Por lo tanto, toda mi vida estaba dedicada a hacer en una mañana lo que cualquier ser humano normal hace en un día.
    El sicólogo me enseñó varias cosas.
    1.- no soy superwoman
    2.- a ser egoísta y pensar en mi primero
    3.- a disminuir mi ritmo matutino
    4.- a aceptar esta enfermedad y a estar preparada para qué reaparezca nuevamente.

    Paulina, a diferencia de tu caso, yo continúo con dos sintomas: el bajón de las tardes y los mareos. Antes me revelaba y no quería sentirlos más. Ahora, los acepto y si mi cuerpo se siente mal, yo paro. Y cuando me siento mejor sigo.
    Ya volví a trabajar, amo mi trabajo y amo la sensación de independencia y autovalencia que este me da.
    Como pude volver a trabajar? Adapté todo en trabajo a mi condición: compré un berger de aquellos que levantan los pies y lo llevé a mi oficina, junto a una bandeja-cojín que uso como escritorio, solo atiendo personas en la mañana, cuando llego a casa duermo si o si una hora y media, llevo solo algunos pendientes muy urgentes a casa que resuelvo luego de la siesta.
    A esto se sumó el apoyo de todos quienes trabajan conmigo, ya que no es común que alguien trabaje sobre un sillón y no en un escritorio, y solo en algunos horario bien definidos. Ayudó mucho para que entendieran el que mi gran sincope haya sido en el trabajo.


    Podría seguir contándote mucho mas... Solo quise contar mi experiencia ya que puede servir a otros para seguir con sus vidas, con ciertas limitaciones eso sí, pero no hay que detenerse, la vida sigue!! Y es demasiado entretenida como para detenerse y estar siempre pensando en "por qué a mi me tocó esta enfermedad?"

    Un abrazo! Que tu vida siga siendo feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pao!
      Muchas gracias por contarnos tu experiencia :) es muy valiosa! me alegra que puedas hacer los ajustes necesarios para hacer más llevadero todo.
      muchas gracias por tus bellos deseos!
      Cariños y que estés súper!

      Eliminar
  3. Pauli:

    Me quedé pensando respecto "a quién le importa".
    Es verdá.... La vida actual, que obviamente todos viven, no nos sirve!!
    Nosotros necesitamos el ritmo "B" de vida, ese que antiguamente llevaban nuestros abuelos. Sin tantas exigencias y con una buena siesta a medio día.
    Pero el ritmo actual de vida nos complica, y esto solo nos importa a nosotros, muchos no lo entienden.
    Por eso tratamos de seguir el ritmo, enfermandonos aún más. Pensamos: a quien le importa.... Y luego tratamos de parecer normales... Demostrar que no somos flojos.
    Mmmmmm.... Tenemos que hacer que al resto le importe, solo para que sepan que somos como cualquier otra persona, pero solo un poquito especiales!!

    Vamos, que se puede, te ayudaré a dar a conocer la disautonomía en todos los lugares que se me ocurran!!!!

    ResponderEliminar
  4. Paulina que gusto encontrarte, yo sufro de este sindrome desde hace tres años despues de una cesarea, nunca supe que paso ni nadie me dijo nada, solo se quito despues de algunas horas y me entregaron mi bebe, lo malo es que me siguio ocurriendo,fui a muchos medico, tambien llegue de Urgensia a hospitales, nose si coincidentemente me sucede al ingerir antiinflamatorio,me relizaron todo tipo de analisis de sangre, de alergias, de lupus etc...y conclusion es stres...ja mi marido dice que es crisis de panico...en fin ya esto se me esta haciendo cada vez mas recurrente...con cambios de temperatura, cansancio, no puedo dormir bien de noche..siento que quiero pero no puedo tener una vida normal...mis hijos(5) me necesitan...y yo a ellos, antes hacia gimnasia, corria, ahora nada ...me asusta cansarme....espero llegar al camino correcto pronto..sigo buscando...a alguien que le interese...en Chile no hay mucha informacion. Gracias Paulina....me das esperanzas..
    espero pronto poder contarles como lo estoy superando...

    ResponderEliminar