lunes, 27 de junio de 2011

Hacerle el quite a la rabia


El otro día le comentaba a una niña que me escribió por mail, que lo más difícil de la Acupuntura es el compromiso que uno adquiere con uno. La medicina China no separa el cuerpo de las emociones, es más; las emociones son de cierta forma la guía de como tu cuerpo funcionará, lo cual pasa a ser una responsabilidad grande, conocer y aprender a manejar las emociones lo mejor posible para que no se somatizen...
Dos días después de mandarle este mail, que era en teoría muy lindo de leer, voy feliz de vuelta a mi casa en la bicicleta que mi vecino me presta y me deja usar como si fuera mía :D y en tres segundos tenía a un perro furioso mordiéndome mi zapatilla y posteriormente mi pantorrilla... La indignación, impotencia y mucha rabia que sentí, fue tan intensa, que de puro acordarme me empieza a hervir el cerebro de nuevo :/
Y aquí vamos con lo que parece es la consigna de este año : RE APRENDER LO QUE SE CREÍA APRENDIDO.
Ni les digo como me empelota acordarme que mañana debo ir muy temprano a la segunda inyección de cuatro más que me quedan, y que es muy probable que me haga adelantar el regreso del viaje que tengo organizado para mi cumpleaños... ¡aaaarrrrrrrgggggggrrrrrrrrrrr!
Pero ya puh Paulina! (me digo a mi misma) es bien bonito escribir, pero harto más difícil ponerlo en practica. Tener la información no sirve de mucho si no entiendes como aplicarla a ti mismo para que sea una ayuda verdadera, primero debo estar bien yo. La rabia que sentí por esta situación fue un balde de agua fría para los buenos momentos que he estado pasando, incluyendo situaciones laborales que me ha costado sobre llevar (cosas que ya creía aprendidas) pero de las cuales he salido del paso... esto me tomo por sorpresa, además de que es lejos lo más violento que me ha pasado; sentir los colmillos de un perro ....no, no me hace ninguna gracia...
Y resultó que a mis amigas del trabajo si les causo gracia, si bien no me empezaron a molestar de inmediato, se demoraron poco; Pauli, Pauli...¡te está saliendo espuma!... a veeeeeeeeeeeeer Pauli...¡no me ladres! Pauli; ¿tienes las vacunas al día?, Pauli...¿habrán vacunado al perro o ya habrá muerto? y la única que de verdad me gustó, Pauli ¡tan aperra que eres! :)...de tanto que me molestaron me empece a reír, el mejor remedio y bueno no me quedaba otra tampoco :P.
Trato de hacerme cargo de lo que me molesta, me resulta muy bien a veces, a veces me cuesta más, pero todo lo que molesta y no sirve trato de eliminarlo antes de que se aloje en un órgano y empiece dañarlo. Quizás parezca muy alarmista, pero debe ser que valoro mucho el poder hacer lo que quiero en el día y no lo que mi cuerpo quiere, por eso respeto lo más que puedo sus límites, le hago cariñito al cuerpo y alma...y andar en bicicleta me llena el corazón, me voy cantando, feliz y llego llena de energía a mi trabajo...así es que sí, me molestan las inyecciones, pero más molesta perder mi libertad :)!

2 comentarios:

  1. Que valiente Paulina, admiro tu perseverancia :) y te agradezco que nos recuerdes lo importante que es cuidarnos.
    Ojalá la herida este mejor, no queda mas que tener paciencia con las inyecciones, ya pasara y solo serán un recuerdo mas.
    Mucho animo y ojalá se den las condiciones optimas para que tengas un gran cumpleaños, como te mereces... rodeada de mucho cariño.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Eli! Yo soy de La Ligua (V región) y me ire a pasarlo con mi familia :), espero no tener que volver antes por la siguiente inyección, bueno mañana (o más ratito) sabré. Que sea lo que debe ser nu más!
    Cariños para ti y tu familia!

    ResponderEliminar